Víctor Illana: “El fútbol es el 80% de mi vida”

Por Mario del Amo

Fuente: CD Marchamalo

Canterano del Real Madrid durante siete temporadas, militó en la R.S.D. Alcalá en Juvenil División de Honor a la vez que disputaba sus primeros minutos en Tercera División. Tras una temporada en el C.D. Azuqueca, firmó por el C.D. Marchamalo, equipo en el que afronta su undécima temporada.

Cada día son más los jugadores alcarreños que fichan por equipos madrileños, tanto por el nivel futbolístico de los clubes como el de una liga que, en comparación con el fútbol provincial o regional manchego, posee más oportunidades para que los jugadores alcancen el sueño de ser futbolistas profesionales.

Nacido en Guadalajara, Víctor Illana (21/02/1991) fue, concretamente, uno de los primeros jugadores de la provincia en vestir la camiseta del Real Madrid. A pesar de haber tenido contacto durante años con la pelota en su pueblo, Lupiana, no fue hasta los once años, y gracias a su primo Sergio Mozas, cuando comenzó a jugar al fútbol en el C.D. Guadalajara.

Tras una temporada en el club morado participó en un torneo con el Real Madrid, donde, tras cuatro partidos, formó parte del Alevín ‘A’ del equipo blanco. No son muchos los jugadores que han podido defender esta camiseta durante siete años. En su caso, las puertas de la ciudad deportiva merengue se cerraron en categoría juvenil, cuyo equipo se encontraba jugando en División de Honor.

Víctor Illana (parte superior izquierda), con Pablo Sarabia, Dani Carvajal (parte central) y Lucas Vázquez.

“Mi sueño era jugar en el Real Madrid, desde pequeño. Me acuerdo siempre del primer día, todo era diferente, muy grande, mucha gente, muchos jugadores. Era un cambio soprendente y fue una experiencia increíble”, comenta un Illana que llegó a compartir vestuario con Lucas Vázquez, Pablo Sarabia y Óscar Plano, entre otros.

Una de las anécdotas que tengo es la de bañarme en la piscina al lado de Cannavaro y de Raúl”

Durante siete años, él y su madre, protagonista también en esta historia, acudían cuatro días por semana a Madrid a sus entrenamientos. “Mi madre dejó el trabajo para que su hijo cumpliera su sueño”, indica Illana. En el primer año como jugador del Real Madrid viajaban en tren hasta Chamartín y, tras otros diez minutos de paseo, llegaban a la ciudad deportiva, ubicada por aquel entonces en Castellana.

Fuente: Marta Gómez

“Los estudios y muchas cenas han sido en el tren”, menciona, “al final compraron un coche y ya dejamos de ir en tren. Mi madre me recogía en el instituto a las dos y media, comíamos en un bar y nos íbamos a Madrid a entrenar”. El alcarreño tampoco se olvida de sus abuelos, que cuidaban de su hermana mientras su padre trabajaba y su madre le acompañaba a sus entrenamientos.

En esos siete años Illana fue retrocediendo su posición en el terreno de juego. Comenzó como delantero, continuó como mediocentro defensivo y terminó como central. Además, el club blanco daba una ayuda económica a sus futbolistas, como en este caso, para gasolina y botas.

“Fue muy duro que me echaran del Real Madrid, porque ves tu sueño más o menos cerca. Se hizo duro”, comenta, “pero tienes ilusión y te gusta el fútbol”, por lo que encontró otro equipo, esta vez más cerca de Guadalajara y también en División de Honor. Fichó por la R.S.D Alcalá en su último año de Juvenil, donde también participaba con el primer equipo.

Tras un año en el club alcalaíno fichó por el C.D Azuqueca, donde se asentó en Tercera División con 19 años y, una temporada después, recalaría en las filas del C.D Marchamalo, equipo con el que suma once temporadas.

El fútbol se inculca en los pueblos sin querer, ya sea por los amigos o por el propio tiempo libre”

Fuente: CD Marchamalo

Tras dos descensos con el club gallardo y tres ascensos, “es el equipo donde quiero estar y donde quiero terminar”, menciona el alcarreño que, además, tilda el ascenso a Segunda RFEF como el más especial debido a lograrlo con el título liguero, la calidad humana del grupo y a “la Copa del Rey y lo que supuso para Marchamalo y sus jugadores”.

Actualmente, con 30 años, Illana califica a la experiencia como la principal diferencia con respecto al Víctor Illana que, con 21 años, arribó al cuadro gallardo. “El físico te va mermando y el puesto de central es una posición donde se camufla un poco más. Lo puedes solventar con la experiencia y la colocación. Intento anticiparme a lo que puede ocurrir, yo no soy un jugador rápido pero intento estar bien colocado o tener un buen orden táctico para solventar mis defectos”, menciona.

Coordinador del Centro Acuático de Guadalajara y técnico deportivo, el alcarreño afirma que el fútbol es el 80% de su vida y, en Segunda RFEF, una categoría donde los desplazamientos son de mayor distancia, ha tenido que reducir horas de trabajo para dedicarse práctica y exclusivamente al fútbol.

A estos largos desplazamientos hay que añadir las horas de entrenamiento. “Esta semana”, indica, “hemos entrenado tres días con dobles sesiones”, lo que complica los horarios para desarrollar una jornada laboral común. La cantidad y duración de los entrenamientos depende de la semana, pero, por lo general, los lunes realizan recuperación o compensación, en función de los minutos de los jugadores; los miércoles se centran en un trabajo más y el balón rueda en mayor volumen los jueves y los viernes, cuando, respectivamente, trabajan táctica o finalizaciones, posesiones o velocidad de reacción.

Illana afrontó, como capitán, el partido más importante de la historia del CD Marchamalo. Fuente: CD Marchamalo.

Por el momento y tras cinco meses sin jugar debido a la rodilla, las lesiones respetan al capitán del C.D. Marchamalo en una situación en la que el club gallardo es colista del Grupo V de Segunda RFEF, con tres puntos. “La liga va a estar muy competida y los partidos se decantan por pequeños detalles, cuanto más trabajemos, cuanto más y mejor entrenemos seguramente la suerte estará más cerca”, indica un Víctor Illana que pide disculpas a los aficionados por el mal comienzo de temporada.

Además de unos jugadores más rápidos, mejores preparados físicamente y con mayor calidad, otra de las diferencias entre Tercera RFEF y Segunda RFEF es el ritmo de competición, tanto con balón como sin balón. “Hay más ritmo y los equipos están mucho más ordenados”, afirma Illana, aunque, para él, la principal diferencia “es que en Segunda RFEF si concedes dos errores te meten gol pero en Tercera con esos mismos errores quizá no anoten ninguno. Tercera es mucho más permisiva y en Segunda error que cometes error que pagas, hay que cuidar mucho más los detalles.”

Para poder tener un ritmo de competición apto el peso y la alimentación son aspectos en los que todos los equipos prestan especial atención. Concretamente, en el C.D. Marchamalo los jugadores se pesan cada semana. “De manera involuntaria hacen que te impongas a dieta. Nos pesan cada semana y cada quince días nos ponen pliegues, si comes mal va a salir reflejado ahí. Tenemos que estar en nuestro peso y en nuestro porcentaje de grasa”, menciona Illana, que entre 78 y 79 kilos y sus 186 centímetros de altura cuenta con un porcentaje de grasa por debajo del 10%.

El club gallardo, en busca de su primera victoria, continúa jugando con un 1-4-1-4-1. “No nos terminamos de encontrar a gusto y estamos buscando esa primera victoria que nos de la confianza que necesitamos. La idea del míster es la misma, tener un buen orden defensivo para no conceder gol y salir rápido a la contra. Estamos trabajando bien pero no llegan los resultados”, indica el ‘4’, que, a pesar de la mala racha por la que atraviesa su equipo, es optimista. “Hoy en día Marchamalo es un referente en la provincia”, concluye.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.